Espantapájaros 18


Oliverio Girondo (1891-1967), Buenos Aires, Argentina



18

Llorar a lágrima viva. Llorar a chorros. Llorar la digestión. Llorar el sueño. Llorar ante las puertas y los puertos. Llorar de amabilidad y de amarillo.

Abrir las canillas, las compuertas del llanto. Empaparnos el alma, la camiseta. Inundar las veredas y los paseos, y salvarnos, a nado, de nuestro llanto.

Asistir a los cursos de antropología, llorando. Festejar los cumpleaños familiares, llorando. Atravesar el África, llorando.

Llorar como un cacuy, como un cocodrilo… si es verdad que los cacuies y los cocodrilos no dejan nunca de llorar.

Llorarlo todo, pero llorarlo bien. Llorarlo con la nariz, con las rodillas. Llorarlo por el ombligo, por la boca.

Llorar de amor, de hastío, de alegría. Llorar de frac, de flato, de flacura. Llorar improvisando, de memoria. ¡Llorar todo el insomnio y todo el día!

En  Obra. Oliverio Girondo. Editorial Losada. Buenos Aires. 1968

2 comentarios

  1. La verdad, no había leído nada de Oliverio Girondo, gracias por acercarnos a estos autores tan extraordinarios, por divulgar con la literatura, la riqueza de los pueblos.
    Saludos desde esta orilla mediterránea.

    Me gusta

  2. Para mí es un verdadero placer, Clarisa. La literatura latinoamericana es tan prolífica y variada como la espanola: extraordinaria, como tu bien dices. Sigue disfrutando y gracias por permitirme mostrarte algo nuevo. Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s