Poesía colombiana. Mauricio Cappelli

Mauricio Cappelli
Mauricio Cappelli. ©Andrés Sánchez

Mauricio Cappelli (Palmira, 1976) encuentra la belleza en cada silencio y también en cada vocablo. Como bien lo dice él mismo, “cada palabra es un encuentro porque todo es un diálogo”. De este modo, conversa con sus lectores de manera íntima y familiar, recorriendo su vida y regalándonos hermosas imágenes y retratos de su infancia, así como bellas postales de los lugares recorridos a lo largo de su errancia. Una poesía simple, llena de emoción y asombro.

Lecciones

Es sábado por la tarde

hace diez minutos lavó el último trasto sucio,

una taza

hace cinco trapeó el corredor y

hace tres ha señalado el ave en la baranda

y ha sonreído

pronto irá a la sala para ver el show

de Don Francisco

en un instante me ofrecerá jugo de guayaba

y me dirá que mi mamá trabaja mucho

y que el tumor en su estómago le duele

 

luego se quedará dormida

 

esta vez no debo olvidar preguntarle

cómo se hace el dulce de brevas

ni cómo se le habla a las plantas

cuando se les riega el agua.

 

Vespertina

Tras la pupila

el siguiente orden

del mundo:

 

en el parque

la rama del árbol sostiene el ave

de mi sombra.

 

Pranayama

Hay un bosque en donde uno

es el viento y se adentra

 

la crisálida que tiembla en la hoja

 

lo que no decimos lo anuncia la chicharra

 

la infancia reconociéndose

en el musgo

 

respirar otra vez el silencio que fuimos

nos llena de pájaros

 

nos hace florecer.

 

De Fantasmas de relojes y de tigres, Ediciones Exilio, 2015.

***

Mauricio Cappelli (Palmira, Colombia. 1976). Escritor y editor independiente,  ha publicado los poemarios Todo el amor para la luna de Perkins (2005) y Las formas del silencio (2011). Como cronista ha publicado El árbol de los espejos (2009) y la antología de patrimonio cultural Palmira. Color y palabra (2011).