Poesía rumana. Ana Blandiana

ana blandiana
Ana Blandiana. / ©Natalia Fregoso

Reacia y valiente opositora de la dictadura rumana y sus juegos políticos – y, por tanto, portadora de toda su represión -, la voz de Ana Blandiana es la voz de la resistencia y la memoria, pero también la de un mundo onírico y metafísico que le permite crear su propia patria. Aquí cinco poemas:

Caza en el tiempo

Siento que soy la presa
Pero no sé de quién,
Pues las alas y las garras que descienden
Sobre mí,
Y me encadenan a la sombra
Mucho antes de alcanzarme
Carecen de nombre.
Sólo la frescura del aire dibuja
La amenaza que se acerca
Con cruda y voluptuosa lentitud.

Sé que no hay salvación, pero
Tampoco sé qué sería la salvación.
Si intento huir, la sombra también cambia
Amoldándose a mi horizonte como las nubes,
Feroz y protectora en su cuidado
De no perderme, presa de otro.

En la espera, los sobresaltos se confunden,
El pavor se mezcla plácidamente en el misterio,
Desentrañar su enigma será mi sino:
Tengo que vivir hasta que encuentre la respuesta
Un tiempo igual al tiempo de la caza
En el que, al menos, sé que soy la presa.

Iglesias cerradas

Iglesias cerradas
Como casas cuyos propietarios se han marchado
Sin decir por cuanto tiempo,
Y sin dejar dirección.
Alrededor de la ciudad,
Dan vueltas tranvías y bicicletas,
Bocinas, reclamos,
Los habitantes apresurados
Venden y compran, venden y compran,
Comen de pie,
Y, de vez en cuando, cansados,
Se sientan a tomar café
En una terraza
Próxima a una catedral del siglo XI,
A la que miran sin ver,
Puesto que hablan por teléfono
Y no preguntan
Quién es aquel que ha vivido …
Alguna vez en
Una casa tan grande.

Asombro

El desgarro de la llegada,
La incertidunbre de la partida,
Los momentos largos
De los que  el  asombro se apodera por completo.
El asombro – como un balón perdido en el mar
Que las olas siempre acercan
A la orilla,
Pero que reclaman
Antes  de  concederle
Un respiro mínimo para la revelación del significado.

La luz escondida

Algo se enciende en el corazón de las hojas
Que no entienden qué sucede
Y no dan crédito a lo que está pasando.
Perciben una luz
Que sin querer engendran
Como vírgenes asustadas por el Niño,

Como candiles asustados
Que ardieran solos.

Tal vez debería ayudarlas
Pero no puedo.
Sería un testimonio
O un reconocimiento
De la luz  que yo también escondo
Y aplazo el alba herida
Desde el otro extremo.
Como si aceptara
Que ya todo ha empezado.

Solos

Los miro y me asombra
Su soledad.
Y lo culpables que son
De estar tan solos.
Los miro largamente
Y me pregunto _
¿Cuánta soledad
Es capaz de aguantar cada uno,
Antes de morir de soledad?
¿Y después?

 

De Mi patria A4 (Pre-Textos 2014)

***

Ana Blandiana (Timișoara,1942) (seudónimo de Otilia Valeria Coman) es una poeta, ensayista y figura política rumana. Blandiana es una de las figuras literarias de Rumania, crítica del aparato político y de censura comunista de Nicolae Ceaușescu. Autora de catorce libros de poesía, dos volúmenes de relatos fantásticos, nueve de ensayos y una novela, es la poeta rumana actual más internacional. De su obra se han traducido sesenta y nueve libros a veinticuatro lenguas.